martes, 4 de febrero de 2014

El Ynconveniente

Me dieron cita a domicilio para un 13 de Marzo del 2.o13 a las 4 a.m. Los doctores vinieron, pero me quedé dormido y había olvidado quitar la tranca de la puerta, y no pudieron entrar. Desde entonces me convertí en el Ynconveniente, la pesadilla para muchos. Las viejas historias que contaban los ancianos del pueblo se hicieron realidad para mi; la música tomó forma y contenido:

http://www.youtube.com/watch?v=zPW_iz40Bl0

La noche crujía seca, la nieve olía como siempre a tundra siberiana, quizás alientos de Ghenghis  Khan soplaban en mi favor.

-Amigo. - respondió el superintendente  V. Ceporro. "Yo no soy tu amigo - se respondió a si mismo Pjarete (se lee Piarete), - conmigo te has equivocao de arriba abajo y de abajo arriba y de lao a lao.-
Algunos decían Pajarete, otros Piarete, por la influencia Balkanika de la [j].

"¡Mardita zea la hora que me echaron por Tierra y la puta madre de la matrona que no pegó un reh'balón cuando me tenía cogío por loh' pie y pegué con la cabeza en la lozeta y tuve que ve toa la mierda qe he vih'to en eh'ta vida, mardita zea loh cielo que no cayó un rayo en la torreta de alimentación y ze fue la lú y me quedé frito en la incubadora!", exclamó Pajaret mientras remojaba las espinacas. Aquí añade Pajarete un nuevo pincel a su mosaico alucinógeno sobre su posible inserción extraterrestrial en nuestro planeta. Martín asona, conforma su conglomerado psicopático con un aire triunfalista, si no Goyesco, de fusileros de piñatas. "Fusilando piñatas con lenguas de lagarto", exclama al verde.

Eso o la almohada pillow. Porque ella quería heredar rápido, y el marido también, le dieron la almohada pillow al abuelito. "Se lo merecía, se lo merecía", se repetía el Mago de la Muerte a sí mismo para no obcecar en remordimientos mudos. Así.